El PSOE también rechaza debatir sobre la bajada del impuesto de sucesiones en la Diputación de Badajoz

  • El GPP lamenta que la institución provincial se quede atrás de lo que es un clamor social y demanda urgente de los ciudadanos y en la que otras regiones ya van por delante de Extremadura

29, septiembre, 2017.- El Grupo Popular de la Diputación de Badajoz ha presentado, dentro de la sesión plenaria celebrada hoy, una moción para instar a la Junta de Extremadura establecer una bonificación del 99% en el impuesto de sucesiones y donaciones, que ha sido rechazada por el PSOE, que ha vuelto a demostrar su clara falta de apoyo a las clases medias extremeñas y su patrimonio familiar.

El GPP ha presentado esta moción por vía de urgencia, un trámite que los diputados provinciales socialistas han rechazado de forma unánime con su voto en contra, motivo por el que el portavoz popular, Juan Antonio Barrios, ha lamentado pues con este rechazo del PSOE “la institución provincial se queda atrás de lo que es un clamor social y una demanda urgente de los ciudadanos y en lo que otras regiones ya van por delante de Extremadura”.

Barrios, tal y como ya han hecho otros miembros del PP de Extremadura en múltiples ocasiones, ha recordado que Extremadura es una de las comunidades autónomas con mayor presión fiscal de toda España, “circunstancia que provoca un agravio comparativo entre nuestros paisanos y los empadronados en otras regiones, con una especial incidencia en la figura del impuesto de sucesiones y donaciones”.

Mismo sentido en el que hoy mismo se ha manifestado el presidente del PP de Extremadura, José Antonio Monago, cuando ha recordado el “enfado mayúsculo” de los extremeños por el rechazo del PSOE a tratar la supresión de este impuesto también en la Asamblea de Extremadura.

Esta actitud del socialismos extremeño y de su máximo responsable, Guillermo Fernández Vara, es cuando menos reprochable y falto de sensibilidad sobre todo cuando hay extremeños “les van a embargar sus casas” y gente “que tiene que renunciar a las herencias”, esta posición es incongruente, pues por un lado dicen que pretenden reformar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones pero “cuando hay que votar, votan no”.

URGENCIA DE LA MOCIÓN

Por su parte, Barrios ha explicado que la urgencia de la moción se sostiene y se comprende pues tiene el objetivo de reducir esta presión fiscal a las familias extremeñas, en la pasada legislatura el gobierno de José Antonio Monago abordó dos reformas que aliviaron el esfuerzo que los extremeños realizan con su contribución al sostenimiento de las cuentas públicas modificando, entre otros, el impuesto de sucesiones y donaciones.

Pero, con el PSOE de vuelta al gobierno regional y durante estos dos años de legislatura, la Junta de Extremadura ha pretendido en varias ocasiones eliminar las bonificaciones aprobadas en la anterior legislatura, permaneciendo invariables las bonificaciones relativas a las transmisiones mortis causa -sucesiones- tras intensas labores de negociación llevadas a cabo por el Grupo Parlamentario Popular en el Parlamento de Extremadura con el objetivo de no incrementar la carga fiscal de las familias extremeñas.

El PP sostiene que ha llegado el momento de completar la reforma emprendida en la pasada legislatura y aliviar la carga fiscal que los extremeños soportan a través de múltiples figuras impositivas, que en muchos casos son de las más altas del país, dando así respuesta al importante movimiento social surgido en nuestra región para reivindicar la supresión del impuesto de sucesiones, que agrupa a cientos de ciudadanos y familias que se han convertido en los canalizadores y la cara visible del clamor social de todo el pueblo extremeño contra un impuesto injusto.

Desde el Grupo Popular en Diputación, ha añadido Barrios, recuerdan que el impuesto de sucesiones y donaciones es una figura confiscatoria, que penaliza a las clases medias y desincentiva el ahorro, existiendo razones sociales, técnicas y de justicia tributaria.

Por todo, la moción presentada por el PP buscaba el apoyo del PSOE para instar a la Junta de Extremadura a establecer una bonificación del 99% en el impuesto de sucesiones y donaciones, tanto para transmisiones inter vivos como mortis causa entre padres, hijos, cónyuges y equiparados; a establecer bonificaciones específicas para aquellos otros grados de parentesco donde por razones de cuidados, convivencia o cualquier otra derivada de la amplia casuística familiar sea necesario contemplar un mejor tratamiento fiscal; y a abordar una reforma fiscal que equipare a Extremadura con las regiones que ostentan menor presión fiscal de toda España.

By | 2017-09-29T11:27:51+00:00 septiembre 29th, 2017|Tags: , |0 Comments

Leave A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies